Competencias digitales ¿una tarea pendiente?

Como bien sabes, las competencias son habilidades por desarrollar y aprendizajes a lograr mediante la acción y dejando atrás el paradigma del aprendizaje por mera repetición y asimilación de información:

“el desarrollo de las capacidades complejas que permiten a los estudiantes pensar y actuar en diversos ámbitos […]. Consiste en la adquisición de conocimiento a través de la acción, resultado de una cultura de base sólida que puede ponerse en práctica y utilizarse para explicar qué es lo que está sucediendo” (Cecilia Braslavsky citada por UNESCO).

Las competencias deseables para este siglo XXI se agrupan en torno a cuatro ejes: aprender a conocer, aprender a ser, aprender a hacer y aprender a vivir juntos, dentro de los cuales se integran las competencias útiles para la época actual. Si te interesa tener una visión global e integradora, te propongo que leas el Cuadro 1 que nos brinda Cynthia Luna Scott (2015) en el documento de trabajo ¿Qué tipo de aprendizaje se necesita en el siglo XXI? que elaboró para la UNESCO.

niños

Competencias informacionales y digitales

Dentro de todo el conjunto de competencias necesarias para el siglo XXI, se incluyen las informacionales y digitales.

Estas competencias no solo son necesarias de desarrollar en los estudiantes; sino que también deben serlo en los formadores de usuarios, los docentes y en general todos los responsables de alfabetizar en este tiempo, contextualizadas en el ámbito profesional de cada uno.

Al respecto es preciso indicar que, dada la convergencia actual de la información y las comunicaciones en los entornos digitales, todavía no hay consenso sobre la denominación de estas competencias en su conjunto.

Por ejemplo, la UNESCO (2008) las integró bajo el mismo nombre Competencias en TIC.   En Argentina, siguiendo el esquema propuesto por la UNESCO, se las considera bajo el mismo nombre Competencias de educación digital y de manera integrada y articulada con todas las demás capacidades (aprender a conocer, aprender a ser, aprender a hacer y aprender a vivir juntos)  en el Marco Nacional de Integración de los Aprendizajes (Ministerio de Educación de la Nación, 2017):

Pero hay otras voces y ámbitos donde aún se las considera de manera separada y se relacionan las primeras con el buen uso y aprovechamiento de la información y a las segundas, en un sentido más tecnológico, con el buen uso y aprovechamiento de las herramientas digitales (dispositivos, plataformas, softwares).

Sin embargo y más allá de las diferencias de agrupación o denominación lo importante es que los países y las instituciones responsables,  cuando elaboren sus políticas de educación y de información apliquen lo indicado por la UNESCO (2008) en el sentido que  la formación en este siglo XXI debe tener como objetivo final lograr personas:

  • competentes para utilizar tecnologías de la información;
  • buscadores, analizadores y evaluadores de información;
  • solucionadores de problemas y tomadores de decisiones;
  • usuarios creativos y eficaces de herramientas de productividad;
  • comunicadores, colaboradores, publicadores y productores; y
  • ciudadanos informados, responsables y capaces de contribuir a la sociedad.

En próximas entradas de este blog continuaremos el tema pero contextualizado a los formadores de docentes y bibliotecarios.

¡Hasta la vista!

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s